Politica,  Un tuitero en papel

Cassandra Vera y la desproporción.

Hoy he hecho algo que no se debe hacer. He rebuscado tuits antiguos de una persona. Esos que quizá haya escrito como desahogo en un momento de enfado y ahora chirrían con el paso de los años. Me he tomado la molestia de hacerlo en la cuenta de Cassandra Vera, condenada por la Audiencia Nacional por varios comentarios sobre Carrero Blanco. Algo de total actualidad y tal.

He perdido un par de horas mientras leía sus paranoias mentales. Además de poca chicha y mucha verborrea adolescente esta chica no tiene gracia ninguna. Ni gracia ni capacidad de daño. Se trata de contenido totalmente inofensivo incluso sacado de contexto. Ninguno de sus tuits me ha provocado un gesto extraño, ni de risa ni de rabia. Más bien pena. Sus intentos de insulto son de gama baja, carentes por completo de talento y ponen a su misma altura a los que se dicen ofendidos con ellos. Pieles finas para lo que nos apetece.

Sin ser yo psiquiatra, la chica parece tener un trastorno mental importante. Vive en una continua contradicción (al menos en su Twitter, que puede no corresponderse con su vida real, ojo), se ha visto en el ojo del huracán, donde por otro lado parece haber querido estar desde hace tiempo a la vista de sus continuas búsquedas de atención y ahora le ha cogido el gusto al asunto. A ver quién la saca de ahí con la ristra de defensores y detractores que se parten la cara en su nombre.

En estas dos horas no he visto ni un sólo tuit que pueda ser considerado delito en un país avanzado como el nuestro, ni he leído un sólo argumento en su contra que pueda hacerme creer que la sentencia que le han impuesto tenga más sentido que sus vómitos tuiteros. Su condena pone en peligro nuestra democracia y libertad de expresión. Si no podemos criticar estamos jodidos. Desear la muerte de alguien no es delito, aunque sea reprobable éticamente. Si nos ponemos magníficos aquí no se salva ninguno. Haz una búsqueda en Google o Twitter con «ojalá se muera fulanito» y pídete un café.

Algunos dicen que esta chica está enferma y no lo voy a discutir, pero más enferma está nuestra justicia si pierde el tiempo actuando contra esto. Me parece tan casposo el que defiende sus infantiles argumentos poniéndolos de ejemplo absoluto de la libertad de expresión como el que aplaude la condena amparándose en que se siente atacado. Venga hombre, por favor.

Quizá la cosa venga de lejos, de nuestra cultura de enfrentamiento. ¿Por qué necesitan algunos que su interlocutor esté siempre posicionado? No, señores, hay veces que no es posible decidirse entre dos temas, porque ambos están viciados y son erróneos. Como en este caso. Es muy posible que Cassandra Vera sea idiota y al mismo tiempo la sentencia sea un disparate. Lo que me da más pena de todo esto es que un tío culto e inteligente, con una carrera artística contrastada, experto en el humor ácido, sátiro y directo también ha sido condenado por algo parecido. Cesar Strawberry, cantante de DefConDos. Acabáramos. Y la desproporción tiene pinta de continuar.

Controla tus dedos al escribir, no vayan a conducirte al calabozo.

 

UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tomás
www.nachotomas.com
Artículo publicado en La Verdad de Murcia el 5 de Abril de 2017

Contento de haber nacido.

One Comment

  • Adrián

    Nacho estoy de acuerdo contigo en parte, me explico. Twitter (principalmente) se ha vuelto un mundo peligroso donde puedes decir lo que te plazca y contrarrestar las críticas «es libertad de expresión» sí, pero con matices. No se puede decir semejantes barbaridades y poner la sonrisa de no haber roto un plato. No puedes decir «odio a los niños» cuando estas estudiando una carrera para terminar en la docencia. Yo no soy padre pero soy tio, y no quisera ver como una persona así educara a mis sobrinos, porque como bien dices, o esta desequilibrada o le faltan unos hervores para madurar.

    Es curioso ver como lo más importante para ella es perder la beca y decir que no podrá estudiar, pero… pone a disposición una cuenta de paypal para que le ayuden económicamente. No pienso abrir polémica con eso, pero sería para largo.

    Y para acabar, queda claro que tenemos una política posturera de listón muy muy alto y una prensa sensacionalista/amarillista que ni la inglesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *