Con cara de tonto.

Con cara de tonto.

No lo puedo evitar. Se me queda cara de tonto cuando escucho a personajillos sin escrúpulos mentir como bellacos para engañar al personal intentando metérselo al bolsillo. Y se lo meten. Si es que en el fondo vamos a ser tontos. O no tan en el fondo. O nos lo hacemos para no tener problemas. Y claro, esos problemas siempre acaban dándose la vuelta y explotándote en los morros. Cuando voy de viaje de trabajo y me pagan las noches de hotel soy incapaz pedir nada que no sea el mero acto dormir y el desayuno. Este fin de semana pasado en Barcelona aboné encantado los 12€ que me costó la piscina para poder entrenar unos largos y correr un rato en la cinta del gimnasio. Hay otros “colegas” que fardan de engañar a la Universidad metiendo hasta cosas del mini bar. Y se me pone de nuevo cara de tonto. O más que de tonto, de sorpresa. ¿No te da vergüenza? Pues no, ninguna. Y presumen además.

No nos engañemos ni pensemos que los españoles somos el centro del mundo, lo hacen los alemanes, los suecos, los italianos y los chinos. Aquí el más tonto hace relojes. Está claro que todos estafamos, ya sea robándole el wifi al vecino, imprimiendo cosas personales en el trabajo (aquel que tenga oficina y está empleado por cuenta ajena) o pagando en negro al fontanero cuando te dice que si quieres factura la cosa sube un 21%.

La misma cara que se me pone cada vez que veo una noticia como la de los Papeles de Panamá. Estamos rodeados de señores que usan sus puestos para pagar fiestas de cumpleaños de sus hijos, para indemnizar diferidamente a sus queridas con cuantías millonarias o para comprar masajes y copas con cargo a unas tarjetas black que pagamos entre todos. Fresco. Así se lo han estado llevando durante siglos. Y no olvidemos las puertas giratorias, la trama Gurtel, los ERE, las financiaciones ilegales, o los cuñados colocados a dedo que ni tan siquiera van a fichar. Presunción de inocencia: no por ser cuñado eres un inútil.

Declaro todos y cada uno de los trabajos que realizo. Cada trimestre pago un sartenazo importante de IVA. Cada año la renta me sale a devolver una barbaridad. Soy un prestamista del Estado que me usa de financiera y no me paga intereses. ¿Tan difícil es estimar mejor el IRPF hasta un nivel acorde de ingresos y gastos?

A veces pienso que soy un pardillo por pagar religiosamente todos los impuestos que los autónomos somos capaces de generar. Algún día se nos agradecerá. Por si acaso voy soltando ya un de nada.

UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tom
ás
www.nachotomas.com
Art
ículo publicado en La Verdad de Murcia el 20 de Abril de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*