Correr es diferente

Sólo una vez hace años fuí a un gimnasio dos meses y abandoné. Tuve que dejar de practicar los deportes de equipo por dos motivos: las rodillas y la falta de tiempo libre. La edad y la responsabilidad no perdonan.

Me lancé a correr como el que se lanza a una piscina a mitad de agua, la caída es más grande pero el mérito y diversión también. Aguanté 14 minutos. Ahora estoy sin problema una hora a un ritmo más que aceptable. Disfruto corriendo. Mucho.

Correr es diferente. En poco tiempo te pones en forma. Para correr no necesitas a nadie. Puedes salir cuando mejor te venga. No hace falta alquilar pista ni comprar raquetas. No es necesaria bicicleta ni juntar a otros nueve amigos. Corre engancha. Mucho.

Como dijo alguien: “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.”

.

7 comments

  1. merithomas dice:

    es cierto, engancha, aunque a veces de pereza ponerse las mayas, las zapatillas y salir a la calle, pero hay que vencer el estado de confort para conseguir un confort mucho mejor. bs

  2. Ender dice:

    Y las rodillas? Como haces para que no te molesten corriendo? A mi si que me duelen, ultimamente no salgo…

  3. Nacho Tomás dice:

    Ender, al haber fortalecido los cuádriceps he conseguido evitar ciertos dolores. Aunque hay otros que siguen ahí. Muchos sólo en la cabeza.

    • RaMGoN dice:

      En mi caso Ender con una condromalacia rotuliana mi fisio me recomendó que adquiriese una máquina de electromusculación para potenciar cuadriceps, desde entonces en cuanto noto molestias o que he perdido masa muscular potencio cuadriceps y controlo mejor para evitar recaídas, cada uno conoce mejor que nadie su cuerpo y sus limites, eso es algo que poco a poco aprendes y asimilas, sabes cuando parar o cuando exigirte más.

  4. Javi dice:

    Nacho me ha gustado mucho tu entrada!! creo que mas de uno hemos sentido algo así!!. Ender, el dolor es inevitable, la clave esta en la importancia que le des!!

  5. RaMGoN dice:

    Un post que conecta inevitablemente con esas sensaciones de quienes algunas veces y sin grandes pretensiones nos lanzamos a correr como posesos motivados por algo similar en cualquiera de nuestros casos, la sensación de libertad, de superación a uno mismo, de estar sólo en el camino y disfrutar de ello para conocerse mejor.
    Seguramente hayas dado con las razones por las que muchos empezamos en algún momento a salir a correr, en mi caso desde luego si, el baloncesto mi pasión, hasta que mis rodillas dijeron basta y por obligación encontré esas sensaciones y motivación que desde luego un gimnasio no me dará.
    Correr en mi caso tiene un potenciador mental tremendo, en situaciones de esfuerzo en plena carrera tiendo a desarrollar muy buenas ideas, más fácil y complejo que en estado de reposo, no se si esto será frecuente, pero me es muy gratificante.
    Correr se convierte en una forma de mantenerse no sólo en forma, sino también en un estado equilibrado de emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*