La cara oculta del emprendedor.

Ha llegado de nuevo la liquidación del IVA trimestral, y esta vez he tenido que pedir un fraccionamiento. Sí, ya sé que el IVA realmente no es un ingreso mío, puesto que estoy cobrando un 21% extra a mis clientes que no me pertenece, pero que levante la mano el que tenga una doble contabilidad o una cuenta especial para estos picos de cada mes. Con el tremendo lío que llevamos veo imposible hacerlo, incluso tratándose de algo determinante en el devenir de tu negocio.

El verdadero problema está en las facturas que ya has emitido, sobre las cuales te toca pagar IVA, pero aún no has cobrado, ni sabes cuándo lo harás. Somos los que vamos adelantando los impuestos de papá estado. Paradójico. No me hablen de criterio de caja, por favor.

Llega la declaración de la renta, y te sale a devolver. Como siempre. Como cada año. Con dos hijos y una mujer también autónoma está cantado. ¿Para qué usarme de financiación entonces? ¿Tan difícil es bajarme el IRPF de cada factura? El 21% nada menos. De locos.

burocracia
FOTO: PIXABAY

Pero no queda ahí la cosa, saca el capote y lidia con la pandemónica cantidad de burocracia a las que nos someten: certificados, actas, formularios, impresos, escritos e informes para cualquier tontería administrativa. Aunque tengas asesor, que esa es otra, encontrar al adecuado que no sea un presenta-papeles es misión imposible.

Te reúnes con unos, con otros y con los de más allá. El teléfono suena cada 10 minutos. Te divides para hacer de empresario, de administrativo, de comercial, de secretario, financiero y cobrador. Ahora suma la familia y los hobbies. Y cuando contratas a alguien prepárate, porque cobrará más que tú muchos meses. Menuda ecuación.

Madrugones hasta los domingos, jornadas de trabajo de 18 horas, siempre con la cara sonriente (nunca sabes dónde puede estar el próximo proyecto, y no quieres que te pille con una mueca de enfado en el rostro; podría espantarlo), encaje de bolillos para la conciliación.

La guinda llegó ayer, cuando te llama el banco, ofreciéndote un juego de sartenes o un excelente porcentaje sobre tus ingresos, si domicilias la nómina. ¿Nómina? ¿Qué nómina? Risas.

Quizá todo esto sea el precio que debes pagar por tu libertad.

Aunque pensándolo bien, la libertad no tiene precio.

 

 

 .

11 comments

  1. Alvaro dice:

    Muy bueno! Si buscas un asesor bueno, te recomiendo a un amigo: jose antonio yuste, de yuste y asociados. Te dice como bajar tus gastos ademas de gestionar de verdad:
    http://www.yusteasociados.com

  2. Óscar dice:

    Nacho, enhorabuena por el post tan lleno de verdad que abruma. Me pronuncio como asesor fiscal y como autónomo. Está de más lo que pueda decir sobre mi trabajo porque ¿quién va a hablar mal sobre sí mismo? Pero sí puedo decir que una de las primeras cosas que durante estos años he conseguido con mis clientes -y desde luego con todos los nuevos autónomos- es que se abren una cuenta en el banco y vayan destinando TODO EL IVA de sus facturas emitidas. Lo tienen tan de obligación como el pagar la luz del local. Parece raro pero se acostumbran y no llegan las apreturas. Otra de las cosas es que tomamos las facturas (compras y ventas y bancos) cada 15 días o mensual según el volumen para tener una contabilidad actualizada y poder aparcar un poco algunas facturas a otros trimestres en un sentido u otro. El sistema tributario actual no es el idóneo, está claro, pero es el que hay y con el que jugamos, por lo tanto tenemos que aprovechar al máximo sus posibilidades. No hay milagros, pero sí estrategias fiscales a llevar a cabo para optimizar un poco la rentabilidad del negocio en este sentido. Ése es el verdadero leivmotiv de un asesor fiscal, no el de presentar tus impuestos cada tres meses. Un asesor debe ser alguien de confianza.

  3. Quique Baeza dice:

    Cuántas verdades!!! Jajajaja. Creo que muchos nos hemos visto reflejados.

  4. Coincido bastante con cuanto comentas, sobre todo en el tema de libertad, eso es básico, pero no hay que olvidar que la fiebre que estamos viviendo del “HÁGASE EMPRENDEDOR” cuando muchos de ellos están abocados al fracaso por muchos talleres y webs que les ayuden, la cruel realidad es lo que comentas.
    Papá Estado no es tonto, mientras tú le prestes trimestralmente cantidades a interés 0 durante un año….no nos va a quitar los elevados porcentajes a los que nos somete,con la ilusión óptica de que 1 año después te devolverá migajas, mientras vayamos a talleres, pero de psicólogos,que nos va a hacer falta.

  5. Amparo dice:

    Totalmente de acuerdo Nacho.
    Es la pura verdad y creo que nos pasa al 95% de los empresarios autónomos y a quien no le pase por favor le invito a que lo diga.
    El planteamiento y el panorama empresarial (autónomos y pymes) es una absoluta vergüenza.
    Te ha faltado hablar de la crisis emocional que sufrimos los autónomos y además empleadores, también apuntaría que encima para que vaya tu negocio bien (que el que cobra al mes es el empleado y pocas veces el empleador) tienes que ser motivador de tus empleados. Claro! “Tu debes motivarles! (Motivarles a qué? A hacer profesionalmente su trabajo por el que cobran? A poner un poquito de interés en dicho trabajo?). Estamos locos o qué? Y a nosotros quien nos motiva? Quien nos da una palmadita en el hombro? Quien nos escucha?
    Opino que si no cambiamos las cosas ya y nos unimos todos y plantamos a cara a la realidad, esto no va a llegar muy lejos…
    Plataforma de autónomos ya!
    Gracias por el artículo!

    • Nacho Tomás dice:

      Hola Amparo, existen plataformas de autónomos, pero si no velas tú mismo por tus intereses, siempre con una sonrisa en la cara, estás perdido.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Saludos!

  6. Marcial Cruz dice:

    Me siento reflejado en todo lo que dices.

    Ya sabes de un buena Asesoria (Resultoria)

    Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*