La ciencia lúgubre

Corría 1995 cuando en una tórrida tarde de verano murciano recibí las notas de selectividad. Tras cuatro de los mejores años de mi vida en el instituto Alfonso X El Sabio la media no alcanzó para una ingeniería y, teniendo claro que estudiaría una carrera universitaria, tuve que decidirme entre las que no ofrecían resistencia a la entrada: Derecho o Económicas. Parece que fue ayer cuando rellenaba el papel con el orden elegido, unas casillas que marcarían no solo el próximo periplo docente sino también, quién iba a saberlo ahí, el futuro laboral, profesional y hasta familiar que la vida tenía preparado para este que escribe.

Siendo sincero, no es que me muriera de ganas ante la perspectiva de otra larga temporada de estudio, pero siendo más sincero aún, lo que sí me atraía era el salto a esa casa mágica llamada Universidad a la que finalmente accedí a través de la flamante Licenciatura en Administración y Dirección de Empresas (más conocida posteriormente como ADE). Aunque nunca he sido un mal estudiante, viviendo de las rentas más veces de las necesarias, el primer año fue criminal: explosiva mezcla del exigente nivel académico y de la novedosa libertad personal.

Poco a poco fui cogiendo el ritmo y, aunque necesité un cuatrimestre más del necesario para terminar, conseguí que la Economía, esa “materia triste, árida, angustiante, vil y penosa a la que podríamos llamar la ciencia lúgubre” en palabras de Thomas Carlyle, acabara no solo gustándome, sino incluso interesándome. A riesgo de llevar la contraria al famoso escocés me atrevo a decir que realmente no se trata de una ciencia cáustica o deprimente si la enfocamos desde el prisma de su inmensa utilidad como estudio de las (sencillas) motivaciones humanas y de sus (complejas) elecciones diarias.

Una economía que sin ser exacta es preciosa, que ayuda a comprender por qué se toman ciertas decisiones, que ha conseguido que la sociedad actual esté donde está, que nos deja cara de tonto cuando vemos que se siguen cometiendo los mismos errores gobierne quien gobierne o que las crisis financieras volverán porque a algunos les interesa que vuelvan. De mi carrera me quedo con lo que aprendí de historia, de derecho, de psicología y de política.

Tantos años después puedo decir con orgullo que soy Licenciado, que ejerzo como tal habiendo creado y dirigiendo una empresa que se enfrenta a diario a la gran mayoría de la problemática que en la Universidad tuve que aprender, que todo lo que estudié me sirve, aunque en aquel momento no lo supiera y que, contra la lamentable corriente actual, trabajo de lo mío. Nada menos.

Qué importantes son ciertas decisiones y qué poco lo sabemos cuando las tomamos. Quizá esa sea la clave de acertar tan a menudo, porque como todo el mundo sabe: Decisión tomada es decisión acertada.

UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tomás
Twitter: @nachotomas
Artículo publicado en La Verdad de Murcia
16 de enero de 2019

Autor: Nacho Tomás

Contento de haber nacido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*