Ocio,  Un tuitero en papel

Las puertas que abre Mary Poppins

Pocas frases de la historia del cine son tan míticas como la que a mitad de la escena inicial de la original Mary Poppins pronuncia Bert, el deshollinador, con la mirada perdida y la emoción pintada en la cara: “Viento del este y niebla gris anuncian que viene lo que ha de venir”. Aún se me ponen los pelos de punta cada vez que la veo, que son muchas, con mis hijos, fans como yo de esta película.

Mary Poppins tiene todo lo que necesita una peli para marcarte la vida: canciones inolvidables, guión previsible pero que arranca emociones, actores y actrices de los que enamorarse (todo el mundo sabe que ella es la mujer más guapa del mundo) o situaciones en las que verse identificado o afectado. La vi de niño, como todos imagino, la vi de adolescente, la he visto de adulto y en cada momento de la vida me ha sacado unos colores diferentes. Y la nueva versión, salvando las distancias, lo ha vuelto a hacer.

Personalmente creo que hay un abismo de distancia entre Julie Andrews y Emily Blunt (aún bordándolo) y un cosmos entero entre Dick Van Dyke y Lin-Manuel Miranda (aún haciéndolo también estupendamente). Cierto que la película nueva mantiene en conjunto la continuidad de una manera perfecta, con continuos guiños a la antigua (especialmente en la música) que sacarán con seguridad la sonrisa al espectador, pero es (lamentablemente) más políticamente correcta que la vieja, que se permitió meter el dedo en la llaga de los bancos, de la sociedad ultra-capitalista, de aquellos que no diferencian el trabajo del tiempo libre (y no miro a nadie), los incontrolables y necesarios ataques de risa tonta o la maravillosa “Sister Suffragette” que deja en mantillas a ciertos movimientos actuales.

Sin duda recomiendo ver y disfrutar la nueva entrega. Lo harás sin duda si te gustó la primera. Nunca pensé que acabara recreándome en los musicales (como ya me pasó con Moulin Rouge o La La Land), y esta versión está plagada de nuevas preciosas canciones que, manteniendo la esencia, rinden culto a la de 1964. Para enmarcar las escenas de los faroleros en bici y las tapas de los libros. Como no podía ser de otra forma hay varios cameos, especialmente emotivo el de la original Jane Banks (Karen Dotrice), que aparece en una escena preguntando por la Calle del Cerezo a la nueva Jane. Me he quedado de piedra al buscar en internet que el actor que daba vida a Michael (Matthew Garber) murió en 1977 con sólo 21 años.

El viento vuelve a cambiar de dirección, la puerta se abre, la misión termina y Mary Poppins nos deja de nuevo huérfanos al irse, llevándose nuestra niñez, que es lo que curiosamente nos hace hombres.

UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tomás
Twitter: @nachotomas
Artículo publicado en La Verdad de Murcia
23 de enero de 2019

Contento de haber nacido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *