Politica,  Un tuitero en papel

Los «fantásticos» debates televisivos

Siempre me pasa lo mismo cuando escribo de política. Me tiro días dándole vueltas a un argumento en forma de pensamiento, a cómo plasmar expresando con palabras lo que tan fácilmente surge y se expande en el cerebro. Construyo en mi cabeza una tesis aparentemente tan sólida como las catedrales, visualizo el certero título, pongo cara a los líderes del país que se presentan a las elecciones de este domingo y me lanzo al teclado tras tragarme los “fantásticos” debates televisivos, con todas las acepciones posibles del adjetivo. Entonces me da la pereza extrema de haceros perder solo un minuto de vuestro valioso tiempo leyendo esta columna. Pero hoy, visto lo visto, me armo de valor y, pidiendo perdón por adelantado, expongo lo siguiente:

¿Soy el único al que le da bastante miedo ver cómo mucha gente habla de su voto en general, sin diferenciar que tenemos por delante cinco elecciones diferentes, con cinco situaciones diferentes y cinco opciones que pueden/deben no ser la misma? En pocas semanas tenemos generales (Congreso y Senado), municipales, autonómicas y europeas, lo cual supone que tienes a mano elegir al presidente del Gobierno de tu país junto a diputados y senadores, al alcalde y concejales de tu ciudad, al presidente y diputados regionales de tu comunidad autónoma y a los representantes españoles frente a Europa que en el fondo elegirán al presidente del Parlamento Europeo. Da vértigo, ¿no?

¿Todos los partidos te ofrecen lo mismo en cada uno de estos escenarios?

Evidentemente NO.

Pues joder, piensa un poco antes de cada voto.

Partiendo de la base de que es imposible convencer a nadie de cambiar una elección que muchas veces proviene del arraigo social, educativo, económico, familiar o religioso, doy de esta manera por sentado que solo el tiempo puede hacer girar un poco las velas, cambiar el rumbo y decidir modificar ciertas creencias conforme a exclusivamente propias experiencias. Entonces, por más que yo (o quien sea) intente convencerte de algo, sólo me escucharás y asentirás si estás alineado conmigo. En caso contrario, el efecto rebote es tan grande que solo provocaré profundizar aún más tus raíces. No hay duda de que intentar argumentar con quien sea de temas políticos es nocivo. Y peor en época electoral. Y ya tenemos un triple mortal con tirabuzón si lo que aparece por delante son cinco elecciones diferentes.

Todos se aferran a que los indecisos pueden liarla y esa es la verdadera pena viendo cómo el absentismo sigue campando a sus anchas en nuestras urnas, con cerca de 4 de cada 10 votantes pasando completamente del asunto. De los cinco asuntos.

Si no hacemos política, nos la hacen. Pues eso, hagámosla con lo único que podemos: nuestro voto.

UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tomás
Twitter: @nachotomas
Artículo publicado en La Verdad de Murcia
24 de abril de 2019

Contento de haber nacido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *