Familia,  Música,  Un tuitero en papel

Nuestro testamento musical.

Enciendes la radio y ahí está. Vas una fiesta de cumpleaños de niños de siete años y ahí está. En las tiendas, en las cafeterías, de fondo en los vídeos de internet, en los desfiles de carnaval de los pueblos y como tono de llamada en el móvil de tu compañero de trabajo. Pasas junto al coche de los padres de los compañeros de colegio de tus hijos y también está. Nos rodea por todos sitios. Y ya veremos si las bandas de música de Semana Santa no nos sorprenden reproduciéndola, no sería la primera vez. Todo el mundo se sabe la letra. Ya sabes, cuánto más escuchas algo más a fuego se te mete en el cráneo. Y lo peor es que parece que no nos paramos a pensar en lo que dice. O no le prestamos la atención necesaria.

Hablo de la canción «Despacito», de Luis Fonsi. Una bazofia de proporciones bíblicas que tiene mucha más miga de la que parece. Dejando de lado la carencia absoluta de un mínimo de gusto armónico y compositivo, dejando de lado la total falta de algo melódico más allá del constante pum-pipumpi-pum-pipumpi reggaetonero que se repite hasta el infinito en todas estas creaciones (por decir algo pues parecen salidas de una fábrica de tornillos), dejando de lado decía, el aspecto musical, nos encontramos con la letra. Y aquí, mucho ojo, tenemos un grave problema.

No voy a reproducir los fragmentos más sangrantes de este atentado a la dignidad. Te dejo a ti, lector, ese trabajo. Vuelve a escuchar la canción con oído crítico y piensa si esto es lo que quieres para tus hijos. Y no es la única, tenemos cientos de ejemplos en otras tantas canciones con las que nos machacan día y noche desde hace un tiempo: «Si me das yo también te doy», «Por ti yo guardé mi pistola», «A ella le encanta la gasolina», «Tienes un cuerpo brutal que todo hombre desearía tocar». Y paro que me enciendo.

¿Cómo no va a pasar luego lo que pasa si hacemos la vista gorda evitando educar en valores e igualdad a nuestros pequeños? ¿No nos damos cuenta que nuestros hijos interiorizarán estos comportamientos y en unos años pueden entender que se trata de algo normal? En juego está nuestro testamento musical.

Padres: seamos responsables impidiendo que letras como las de estas canciones lleguen más lejos. Radios musicales: impidan que esto se difunda repitiéndolo hasta la saciedad. Profesores: no pongan estas basuras para el baile de fin de curso de los niños.

Y no echemos sólo la culpa al reggaetón que viene de fuera, en España tenemos excelentes ejemplos de majadería como en Andy y Lucas: «Ella es la que aguanta mis malos humores y encima de todo se calla». Mientras permitamos que nuestros hijos escuchen semejante tropelías nos merecemos llorar viendo cómo en el futuro pasa lo que pasa.

UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tomás
www.nachotomas.com
Artículo publicado en La Verdad de Murcia el 1 de Marzo de 2017

Contento de haber nacido.

4 Comments

  • DS

    Casi cualquier género tiene canciones machistas porque vivimos en una sociedad machista. Reggaetón, pop, indie, heavy, rock… algunos clásicos como los Beatles tienen canciones espeluznantes (aunque es cierto que hay un salto temporal importante). Esto lo digo porque siempre que hay un debate sobre el machismo en la música, siempre se pone al reggaetón como ejemplo único, cuando es un problema que afecta, en mayor o menor medida, a todos los géneros.
    Es importante señalar estas conductas, pero también en las canciones de grupos que nos gustan, que también van a influir en los pequeños de nuestro entorno.

    Un saludo.

  • Wilhma

    ¿Nacho, qué canciones escuchabas en tu época? En mi época y que creo que es la misma que la tuya había canciones peores que las de Fonsi o no recuerdas títulos como La mataré de Loquillo , los Romeos, Los Ronaldos?? Y aún siguen haciendo bailar cuando suenan…¿Nos ofendemos ahora más? Me gustaria saber qué es lo que quieres defender o a quien quieres ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *