• Deporte,  Un tuitero en papel

    Los deportistas cabezones.

    Decía Murakami que en su tumba pondrá «At least he never walked.» Maldita frase que me martilleó la cabeza continuamente durante el Maratón de Valencia del pasado domingo. El objetivo antes de la salida era en principio asequible: marcar un ritmo continuo hasta la mitad y apretar un poco de manera gradual más adelante. Pero nada salió según lo previsto. En un maratón todo tiene que funcionar perfectamente, un pequeño error te pasa una factura probablemente impagable. Son muchos kilómetros y el simple roce de la camiseta, por ejemplo, te puede provocar una incómoda herida. Pues no uno, cometí varios que al final se convirtieron en un mundo. El primero…