Triatlon de Santa Pola 2013

El Triatlón de Santa Pola supone un doble reto para mí: segundo triatlon completo (ya he hecho dos duatlones) y segunda vez que vuelvo a la localidad alicantina después de la lesión en la Media Maratón del pasado mes de Enero. Afronto ambos con tranquilidad, la (poca) experiencia que ya voy teniendo en competición se nota. Qué lejos quedan aquellas 150 pulsaciones en la línea de salida de mi primera carrera, allá por Marzo de 2011.

Triatlon Santa Pola 2013

Esta vez, además, me acompañan mis tres mejores fans: mi mujer y mis dos hijos, en la mañana del domingo 9 de Junio. Ver la playa a rebosar, con casi 1.300 triatletas en la orilla esperando su turno no se me va a olvidar fácilmente. Por delante 1.000 metros a nado, 18,8 km en bici de montaña y 4,8 km de carrera a pie.

Triatlon Santa Pola 2013

Carente de una excelente forma física y consciente de que nunca quedaré entre los primeros en una carrera, me dicen (y sé) que tengo buena cabeza para el deporte. A pasión, fortaleza mental, fijación por los objetivos fijados, compromiso y fuerza de voluntad, no me gana casi nadie. Tanto en la vida profesional como en el deporte. Y para muestra este relato.

La salida del primer sector, natación, se realiza por grupos, y se produce puntualmente a las 10:00, con los federados (300 inscritos), sólo 3 minutos más tarde, salen las chicas, y 9 minutos después les toca a los de los gorros verdes, entre los que me incluyo. No sé por qué, pero me pongo en primera línea, arrastrado por la masa de gente. Una decisión que posiblemente haya sido clave. Suena el silbato y nos tiramos como locos al agua, viendo en el horizonte la mancha de nadadores casi cruzando el primer espigón.

Triatlon Santa Pola 2013

Comienzo bien, intentando controlar la respiración, el agua está tranquila y, pese a la cantidad de gente, no hay demasiados golpes. De vez en cuando levanto la vista para no perderme las boyas (no me pase como en Agramón donde realicé una trazada digna de un borracho) y veo que voy estupendamente, no tengo a casi nadie delante de mi grupo y me flanquean dos o tres nadadores por cada lado, incluso hemos llegado a la altura de algunas chicas. Pinta muy bien este sector.

Triatlon Santa Pola 2013

He programado el pulsómetro para que vibre a los 500m y así poder tener una referencia, levanto de nuevo la vista y veo que, aparentemente, sigo bien situado cuando de repente noto como alguien me pone el brazo en la parte trasera del hombro derecho. Sin tiempo a reaccionar, otro brazo se coloca sobre mi hombro izquierdo y entre los dos me hunden. Siento como una bestia parda pasa por encima de mí y sigue su camino. Menos mal que no he tragado agua ni me he llevado una patada. Miro hacia atrás, veo que somos ciento y la madre y algunos de los que han salido 3 minutos después de mi grupo, que son los más jóvenes, nos han dado caza. Me siento como un pez de acuario en medio del Pacífico, comenzar el primer tramo con una humillación así podría hundir a cualquiera, pero saco mi lado optimista (no tengo otro) y me convenzo de que debe ser uno de los que hará podio, por lo menos.

Triatlon Santa Pola 2013

Giro el segundo espigón y enfilo el arco de llegada en la arena con sosiego y seguridad al no ver ningún gorro verde por delante. Cuando toco fondo con los pies comienzo a correr y, voilá, miro que llevo 16 minutos largos, lo que significa que mis intuiciones eran ciertas y voy como un tiro, como demuestra la sonrisa que lanzo a mi familia, que está en la orilla gritándome de todo mientras me hacen fotos. El tiempo oficial de este tramo es de 18m27s, ¡haciendo el puesto 246!

Triatlon Santa Pola 2013

Paso bajo los arcos de agua para quitar un poco de sal y, sin dejar de correr ni un momento, me dirijo a los boxes. Hay muchas bicis, buena señal. Llego a la mía, bebo agua. Me pongo la gafas y el casco, el dorsal, los calcetines y las botas, y salgo como alma que lleva el diablo, arrastrando la bici con una mano. Por un momento me siento Javier Gómez Noya. Todo el mundo sabe que si no te flipas un poco y disfrutas de las transiciones, ni eres un triatleta ni eres nada.

Comienzo el segundo sector confiado. Si sigo así, acabaré muy bien. Pero dura poco mi alegría. La carretera se pone patas arriba enseguida y comienza mi sufrimiento. Rampas de vértigo saliendo del pueblo en dirección a la Torre del Moro donde me adelantan muchas unidades. Está claro que mi talón de aquiles es la bici, se nota que es lo que menos entreno y estoy pagando las consecuencias. Aún así, sonrío cuando miro a cámara y voy dando ánimos a los que me adelantan como balas.

Triatlon Santa Pola 2013 Triatlon Santa Pola 2013

A mitad de recorrido comienza una falsa bajada, con un terreno pedregoso que provoca algún pinchazo, y más o menos, continúa así hasta que volvemos al pueblo. Viendo luego el perfil, no es especialmente duro, pero se me atragantó muchísimo. Al final consigo, más o menos, seguir la rueda de un grupo. Lo malo de la salida escalonada, es que no sabes realmente dónde estás en carrera, puede que adelantes a alguien que saliera antes que tú, o viceversa. Es mejor no pensar mucho en eso. Aún así, me siguen adelantando sin parar, excepto en la zona final, de bajada más pronunciada, donde saco mi lado positivo (soy buen bajador), y consigo recuperar algunos puestos.

Triatlon Santa Pola 2013

Tiempo de este sector: 46m23s, quedando en el puesto 442. Al final me han adelantado unos 200 ciclistas, que se dice pronto, y he tirado por tierra todo lo conseguido en el primer sector. De nuevo, podría haberme hundido en la más absoluta miseria, pero no, saco fuerzas de niyosedónde, dejo la bici en la percha, cambio de zapatillas, me quito el casco, giro el dorsal y me lanzo a correr, convencido de que es mi mejor sector hasta la fecha y tengo que alcanzar todo lo perdido en las dos ruedas.

Triatlon Santa Pola 2013 Triatlon Santa Pola 2013

Encaro el tercer sector concentrado en estos pensamientos, y deseando llegar a meta con buena cara al ver a mi familia, pongo la directa desde el primer metro, haciendo unos muy buenos parciales y adelantando mucha gente. Tiro de cabeza para pensar que, como mucho, quedan 20 minutos y poco, así que pienso exprimirme. Sigo pasando gente, recuperando parte del terreno perdido en la bici. Algunas caras me suenan y me reconforta pensar que puedo volver al puesto en que salí del agua… Se hace dura la parte final, sobre todo al girar y dar la vuelta por el paseo marítimo, junto a la orilla del mar, pero aprieto un poco más y… ¡consigo un parcial de 4:24 min/km y el puesto 252!

Triatlon Santa Pola 2013

Cruzo la meta con una sonrisa de oreja a oreja. Satisfecho de este tercer sector y de la carrera en general, en la que acabo en el puesto 323 de la general (de casi 1.300 participantes) con un tiempo total de 1h31m55s. Puedo estar más que contento. Aprovecho para dar un Sobresaliente a la organización, se nota que saben lo que hacen, y al público, que no dejó de animar en todo el recorrido. Acabo este relato volviendo al inicio, convencido que una gran parte del éxito en cualquier cosa que te propongas está en la mente. No hay dudas de que entrenar ayuda, está claro, pero la fuerza de la cabeza es el plus que hace superarte día a día. Al menos a mí me funciona.

NOTA: Fotos propias y de la web Triatlon Santa Pola 2013.

Duatlon de Murcia 2013

Domingo, 5 de Mayo. Día de la Madre. Ambiente festivo a las 8 de la mañana, gente con resaca del SOS48 retirándose a sus casas y hoteles. Mi tercera prueba múltiple llega con tranquilidad. Después del Triatlon de Agramón 2012 y el Duatcross de Elx 2012, cojo con ganas y mucha cabeza este Duatlon de Murcia. Desayuno 4 magdalenas y medio litro de café con leche. Se me hace raro no tener que conducir. Me dirijo a la zona de boxes pedaleando desde la puerta de mi casa, una gran ventaja de las competiciones en tu ciudad. Por delante tengo 5 kms corriendo, 20 kms en bici y, de nuevo, 2,5 kms a patita. La preparación para este día ha sido diferente, comencé con la piscina hace unos meses e intento no dejar de nadar 2 veces por semana, con la mente en las pruebas del verano, en las que el primer sector es en el agua. Además, las lluvias de los últimos meses no han ayudado nada a la parte de bici, y me planto 2 días antes de la prueba con sólo 40kms en las piernas en el último mes. El viernes hice un ensayo con la mitad de la distancia oficial y, con muy buenas sensaciones, hice un tiempo, incluídas transiciones, de 48 minutos. (3kms + 11kms + 1,5kms). A este ritmo, rondaré 1 hora y 17 minutos el día del “exámen”. Voy medianamente preparado, aunque sufro mucho dando pedales. Por cierto, mi hermano me ha dejado su Mendiz y no me ha dado tiempo casi a probarla.

Duatlon de Murcia 2013

El día D llego a boxes con tiempo de sobra, recojo el dorsal (131) y me como el plátano. Preparo la bici en su “percha”, dejo la mochila en la consigna y caliento un poco mientras voy viendo que los corredores tienen una pinta de profesionales que asusta, los primeros de la línea de salida son un ejemplo. Tengo que comprarme un mono de triatlon lo antes posible.

Duatlon Murcia 2013

La salida es puntual a las 9:30. He programado mi flamante Garmin 910XT (lo estreno oficialmente) y salgo corriendo controlando el pulso. El primer sector consiste en dos vueltas a un precioso circuito urbano que saliendo desde la Plaza de la Merced, pasa por la Redonda, Gran Vía y Alfonso X. Enseguida veo que me desboco si intento seguir el ritmo de la mayoría, así que me voy descolgando mientras no dejo de mirar mis pulsaciones. 180. Me centro en no moverme de ahí y consigo acabar con una media de 4:11 m/km de media, para los 4,64 kms que salen en mi GPS. Atravieso el arco de meta , saludo al personal, cruzo la plaza, donde están los boxes, y me preparo para la primera transición. Mucho mejor que las otras dos veces, me he atado las zapatillas un poco menos de lo normal y puedo sacarlas sin esfuerzo. Me calzo las calas, pongo el casco, las gafas de sol y, bici en mano, salgo de la zona y comienzo a dar pedales…

Duatlon Murcia 2013

El segundo sector consiste en 3 vueltas a un circuito semiurbano, pasando por Juan XXIII, Carretera de Alicante, Miguel Indurain (irónico momento) y Juan de Borbón. Es aquí donde disfruto como un enano. Se trata de la primera vez que voy en grupo en bici, me dejo llevar por las enseñanzas de mi hermano y me pongo a rueda de un jumillano al que había conocido en la salida, poco a poco nos vamos uniendo a más gente que nos alcanza o a los que nosotros “engullimos”. Se forma un grupo de 10-12 unidades en el que paso algunos de los mejores momentos en competición de toda mi vida. Se me hace muy sencillo dar relevos, vamos a una media de 40km/h y voy animando a todos como loco. Sonrío. Incluso hablo y escucho lo que dicen. Especialmente memorables los momentos en que vamos rotando como en las contrarelojes por equipos que siempre he visto por la tele. Vuelvo a sonreir. Cumplo la parte del pacto poniéndome a cabeza cuando me toca. Sufro a veces. Pero la sonrisa no se borra de mi cara. Un recuerdo especial de Nico y Fulgen, dos nombres que leo en los culottes y con los que vuelvo a coincidir en la meta. Abrazos. Las tres vueltas pasan volando, terminamos a una media de 36 km/h y la transición la realizo sin problemas. Cómo me gusta el tramo de ir corriendo bici en mano hasta llegar a tu box. Me cambio de zapatillas sin problema, me quito el casco y salgo disparado. El instante de comenzar de nuevo es siempre curioso, las piernas parecen dormidas y te sientes patoso… Aun así, la (poca) experiencia me dice que voy bien. Y el GPS también. Levanto la vista y me voy fijando objetivos.

Duatlon Murcia 2013
Este no soy yo, pero quería que se viera la zona de boxes. Tan preciosa ella.

El tercer sector es una vuelta al mismo circuito del primero. Sé que es mi mejor momento de estas pruebas y decido ponerme al límite. Subo a 185 ppm y comienzo a adelantar corredores. En los menos de 10 minutos que tardo en realizar los casi 2,4 kms de este último tramo, creo que sobrepaso a unos 25 corredores. Encaro la última recta con las fuerzas justas, pero justo en ese instante reconozco a un amigo de la infancia que me saca unos metros y me dejo la piel para darle alcance. Entro 3 segundos delante. Termino este último sector a 4:11 m/km de media, curiosamente la misma del primero.

Duatlon de Murcia 2013

Al final bajo casi 10 minutos sobre el tiempo previsto, son unas marcas excelentes para mí. Ya me advirtieron muchos competidores del altísimo nivel de la prueba, debido a las ganas que tenía todo el mundo de que por fin se hiciera algo así en Murcia Capital, unido a que prohibieron el uso de MTB y eso descartó a muchos corredores populares. De hecho yo mismo tuve que volver a pedir prestada la bicicleta de carretera. Y esta vez creo que me la quedo una temporada. Con estos mismos tiempos habría hecho mucho mejor puesto en otras pruebas menos “profesionales. Por todo ello estoy más que contento.

El tema recurrente de la primera mujer clasificada vuelve a surgir, aunque en este caso, dado que salían 5 minutos después de los hombres, no me permitió cruzarme con ella e intentar seguirla. Al final, viendo las clasificaciones, hubo dos de ellas que me superaron, por algo más de 1 minuto. Así que, si me cambiara de sexo, ¡hoy habría hecho podio!

Resumiendo:

  • 1ª Carrera a pie: 19:25 – Puesto 172
  • Transición 1: 2:38
  • Bicicleta: 33:06 – Puesto 152
  • Transición 2: 2:20
  • 2ª Carrera a pie: 9:52  – Puesto 126
  • TOTAL: 1:07:20 – Puesto 154 de 251 participantes.

Una prueba para recordar, tanto por las buenas sensaciones como por la buena organización, obviando algunos pequeños errores de organización. Al terminar, celebración con las personas de mi vida, madre, hijos y mujer. ¿Se puede pedir más?

Estoy deseando lanzarme al próximo reto, dentro de 10 días con la Media Maratón de Formentera. Seguiremos informando..

Una retirada a tiempo.

El 18 de Octubre de 2011 el deporte volvió a mi vida. Salí a correr. Casi dos años y medio y 2.600km después, he sufrido mi primera lesión. 

Desde siempre he practicado algún deporte, aunque sólo baloncesto a nivel competición (ligas municipales de Madrid) y nunca había tenido ningún susto como este. Bueno, he tenido esguinces, torceduras y escayolas como todo el mundo. Pero tan frustrante, nada. Tras varias semanas de preparación para la mítica Media Maratón de Santa Pola, en el kilómetro 8, la rodilla derecha levantó la mano y dijo “aquí estoy yo”. Iba sobrado, a un ritmo de 4:45 min/km aproximadamente, reteniéndome y sabiendo que podría haber apretado mucho en la segunda parte de la carrera. A ojo, creo que, viento mediante, habría rondado 1h 38m, lo que sería mi mejor marca personal.

Rodilla Santa PolaAsí (no) acabé la Media Maratón de Santa Pola.

Un agudísimo dolor impidió que diera un paso más, obligándome a ser atendido por las asistencias de la prueba. Me inyectaron un Voltarén intramuscular, fui al coche a cambiarme, me dirigí al bar más cercano. Mientras Antonio Rentero y Nacho López de Sa, mis dos compañeros de andanzas esta vez, terminaban, y me tomé 2 tercios de Mahou 5 Estrellas. Tristeza, frustración, rabia, pena e impotencia se daban codazos por entrar en mi cabeza mientras el alcohol y el antiinflamatorio actuaban de seguratas. Llegué a Murcia y por la noche los dolores volviero, fuí a urgencias y descartaron lesiones de gravedad, así que me vendaron y recetaron 5 días de reposo relativo.

Aquí estoy, a martes, subiéndome por las paredes, aunque imcumplir, por obligaciones laborales, el reposo, ayuda bastante. No podía imaginarme lo bien que sientan los ánimos recibidos, por redes sociales, whatsapp o directamente, llamando. Sois grandes. Y yo, ahora, pequeño. Gracias.

.