Tag Archive for socialmedia

Influenciando que es gerundio.

En esta sociedad de consumo liderada principalmente por anglicismos parece que si no rebautizas algo con su equivalente en inglés no sabes de lo que hablas. Las recomendaciones han existido desde que el comercio es comercio, desde que el dinero es dinero, desde que el mundo es mundo. Y si tiramos la vista atrás no cuesta mucho encontrar “recomendadores” de productos o servicios en la tele, en la radio, en las revistas o en cualquier otro medio de comunicación. Ahora se les llama influencers, y estamos rodeados de ellos. Algunos son efectivos. Otros, los gili-fluencers (iba a escribirlo al revés pero mejor me corto) hacen poco más que el ridículo, tanto para ellos mismos como para las marcas que los contratan.
Me imagino a dos tribus cavernícolas buscando un lugar donde asentarse, un lugar en el que conseguir comida para los próximos días, donde poner el huevo sedentario tras varias generaciones nómadas. Y me imagino a un caminante perdido que les dijera: “Eh, unga, unga, tras esa montaña hay rebaños, cascadas y muchos árboles. El paraíso.” Desde la más remota antigüedad nos hemos fiado de nuestros semejantes, es un instinto humano que afortunadamente no se pierde con los años. Esta mañana al ver los encierros de San Fermín me ha emocionado una frase del comentarista: “En Pamplona puedes ver cómo un desconocido se atreve a salvar la vida a otro horas después de haberle negado 2 euros por la calle.” Pues eso, que los humanos, cuando la cosa se pone seria, nos ayudamos como animales que somos. Y aquí es donde tiene sentido usar las recomendaciones de terceros, con cabeza y diligencia.
A todo el mundo le gusta conocer la opinión de otro: un amigo que ha ido a tal restaurante, que ha comprado en tal tienda, que tiene estas ruedas de bici o usa estas zapatillas de deporte. Y qué decir si es un famoso. Algunos beben los vientos aunque hoy hable de implantes dentales y mañana de fibra óptica. Sentido común.
Ahora, con las redes sociales, alguien cree que ha descubierto la pólvora y comienza a lanzar mensajes disfrazados de publicidad y nombra “influencer” a aquel que (se supone que cobrando) habla de una marca. La idea no está mal, pero como siempre, hay fantasmas pululando.
Las marcas deben seleccionar con ojo crítico, chirría bastante ver a un “youtuber” o “blogger” pensando que ejerce de “prosumer”, sintiéndose un “influencer” en una campaña de “branding” de una “lovemark”, pensando que es una “celebrity” pero no llegando ni a las “suelers de los zapaters”.
Empresas, seamos serios. ¿Iker Casillas, Jesús Vázquez, Punset, Matías Prats o El Rubius? Elegid bien, y que no os la cuele cualquier mindundi con muchos seguidores en Twitter y menos influencia de la que tiene una piedra en mitad del campo.
UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tomás
Artículo publicado en La Verdad de Murcia el 12 de Julio de 2017

Última moda en Redes Sociales para gurús de tres al cuarto.

Hubo un tiempo en que las multimenciones en Twitter impedían discutir con fluidez. Se comían el espacio y, de los 140 caracteres, sólo quedaba un resquicio para aportar poco más que un “de acuerdo” o “no opino igual”. La mayoría de veces te veías en una de esas de repente, a modo de metralleta lanza SPAM, sin posibilidad de salirte de la conversación.

X redes sociales X twitter X facebook X gurus X humo X estafadores X socialmedia X marketing online

Actualmente la última moda tuitera de los gurús de pacotilla es etiquetar al personal en fotos, carteles de eventos, fotos de paisajes y hojas de flores con gotas de rocío. Por no hablar de las frases de motivación y autoayuda que no se cree nadie, y menos el que lo publica. Pero nada comparable a la nueva técnica que está causando furor: tuitear fotos sin fuste sacadas de Google etiquetando al máximo permitido de 10 cuentas. Abordando cualquier tema: comidas, frases cursis, cafés…

Y yo me pregunto: ¿Para qué? El objetivo parece claro, escalar puestos en el ranking de Klout, ese índice de influencia en Redes Sociales que no funciona bien pero es el menos malo de los que existen. Obsesión total con el dichoso marcador. El lado oscuro del asunto es que la influencia que creen haber obtenido estos sujetos es fácilmente desmontable abriendo un poco los ojos, observando que siempre son las mismas personas las que interactúan con ellas. Su círculo. Esa caterva etiquetada que retuitea con fe.

Son expertos en meterse en conversaciones ajenas, parasitar #hashtags con cierto éxito, lanzar encuestas chorra de asuntos banales… Joyitas, vamos, que llenan de basura nuestros timelines.

En Facebook pasaba, y aún sucede, tres cuartos de lo mismo, pero al menos cuando te etiquetan puedes permitir o no que se publique en tu muro e incluso eliminar la etiqueta, librándote del aluvión de notificaciones.

Estos gurús de quita y pon no se cortan y, con las cuentas corporativas, publican contenido propio en otras fanpages directamente, e incluso alguno usa a sus clientes para beneficio propio. Sin olvidarnos de aquellos que lanzan alabanzas en tropel a ciertas marcas y productos, siendo compartidas por sus trabajadores y colaboradores. Pero claro, cuando aquellos dejan de ser clientes, arremeten enfurecidos criticándoles y airenado sus vergüenzas. Seguidos, por supuesto, de sus acólitos. En cierto modo son trolls, todos ellos. Autómatas.

Pero lo anterior es superado con creces por las dos acciones que más vergüenza ajena me producen, relacionadas con la total carencia de relevancia, de contenido de calidad y de un mínimo de profesionalidad. Esas empresas que lanzan, todas a la vez los tuits más recurrentes del mercado, sin analizar a la competencia ni importarles convertirse en gotas del océano: “Hoy es 29 de Julio, felicidades a todas las Martas.” o la guinda: “Por fin es viernes.”

Coherencia, señores. Que andamos faltos.

 

 

 .

50 tipos de usuarios en Twitter: La lista definitiva.

Llevo redactando este post cerca de 3 meses, durante los cuales he estudiado los comportamientos de multitud de cuentas de Twitter, ya sean particulares, de empresas o incluso instituciones.

Al principio puse ejemplos reales en cada uno de los 50 tipos, pero más tarde pensé que sabrás identificarlos perfectamente, así que mejor me callo, y de paso me ahorro algún problemilla. Por supuesto muchos perfiles encajan en más de un tipo.

Tipos de Tuiteros

 

¿Preparado? Estos son los 50 tipos de usuarios que he identificado.

  1. Amargado: Nada le sienta bien, todo son negativas. Todos los días son horribles y siempre le pasan cosas malísimas. También conocido como “Cenizo”.
  2. Amigo: De estos hay pocos, como en la vida real, pero se agradece su e-presencia en ciertos delicados momentos.
  3. Aplicado: Tuitea siempre a las mismas horas y sobre los mismos temas en los que es experto, convirtiéndose en referencia en ciertos momentos del día.
  4. Ausente: Nunca responde porque realmente ni entra a Twitter. Se rumorea que no tiene ni tan siquiera instalada la app en su móvil. Eso sí, cuando le preguntas, es tuitero.
  5. Auténtico: Dice lo que quiere, cada vez que quiere y con el estilo que quiere. Y siempre se supera.
  6. Avestruz: Sigue a mil cuentas, pero no tuitea.
  7. Ayudador: Dispuesto a echar una mano, de calidad, a cualquier pregunta que se lanza al aire. Ejemplares como este hay pocos.
  8. Buenrollero: Contagia optimismo del bueno, de ese que te da ganas de hacer cosas. Suele ser multitemático y en todos los temas suma.
  9. Cachorro: Sigue a pies juntillas las doctrinas de su partido y no le importa quedar, cada dos por tres, con el culo al aire. Nunca rectifica.
  10. Cobarde: Critica mucho, pero nunca a la cara, jamás menciona y lanza gritos al espacio cósmico.
  11. Consejero: Se pasa la vida en Twitter dando consejos que a todos nos gustaría saber si se aplica a sí mismo.
  12. Copia: Sólo hace RT clásico, sin aportar nada. Primo del “Spammer”.
  13. Falso: Hace la pelota a cualquier cuenta que tiene más de 1.000 seguidores. Es capaz de decir una cosa y la contraria en dos tuits seguidos sin despeinarse. Resta.
  14. Filosófico: Su vida ronda en torno a las frases de Descartes, Platón, Paulo Coelho, Churchill, Walt Disney y Woody Allen.
  15. Futbolero: Habla de fútbol, todo el fútbol y nada más que fútbol.
  16. Gastrónomo: Nos hace babear con sus recetas, restaurantes y viajes gastronómicos. Recomendado no seguirle cuando tienes hambre.
  17. Guadiana: Típico tuitero que aparece en campañas electorales.
  18. Gurú de pacotilla: Este me encanta, sabe de todo. “Profesionales” todo tipo reconvertidos sin pudor en expertos en Social Media.
  19. Gurú real: Cuando abre la boca (tuitea en este caso) nos deja a todos callados un rato, asimilando las verdades que sólo a ellos se les pueden ocurrir. Escasísimos ejemplares.
  20. Hipercrítico: Reparte leñazos a diestro, algunos merecidos, todo hay que decirlo. Pero, ¡Ay de tí si le criticas!
  21. Humorista: Te alegran el día con sus chistes y coñas constantes. Algunos rozan la genialidad.
  22. Imitable: Mantiene comportamientos que a muchos nos gustaría imitar. Es un espejo en el que mirarse. Su uso de Twitter es maestría pura.
  23. Imitador: Lo contrario del ejemplo de arriba. Copia lo que a otros les funciona, con la consiguiente mofa general.
  24. Implicado: Cree firmemente en un tema en concreto, lo defiende a capa y espada, con buenos y claros argumentos. Consigue generar empatía con el resto, arrastrándolos a su causa.
  25. Imprescindible: Sin estos, Twitter sería como las esquelas de un periódico de los 80. Aburrido a rabiar.
  26. Interesante: Habla poco, con frases cortas e impactantes. ¿Es o se lo hace? Nunca lo sabremos, porque deja verse bastante poco.
  27. Irascible: Piensa que cualquier tuit va por él. Todos le tienen manía, como esa profesora de EGB que te dejó Matemáticas para Septiembre.
  28. Ligón: Le tira a todo lo que se mueve. ¿Quién necesita Meetic o Badoo teniendo Twitter?
  29. Listillo: Sabe de basket más que Antoni Daimiel, de ciencia más que Carl Sagan y de cine más que Boyero. Pero no.
  30. Literario: Fotos de frases son su mayor aportación,
  31. Meteorólogo: Nos da los buenos días montado en un anticiclón. Se sabe las máximas, las mínimas y la humedad relativa.
  32. Metomentodo: Entra en las conversaciones ajenas sin aportar más que perogrulladas. Muy diferente a ese otro tuitero que cuando aparece aporta valor.
  33. Motivador de todo a 100: Se ha aprendido cuatro frases de coachs americanos de tres al cuarto y las repite como mantra para regocijo del personal. Se le presupone depresivo.
  34. Narcisista: Se hace fotos que parecen espontáneas pero han llenado su SD de pruebas que no valían. Nunca sale mal en ninguna. Se gusta.
  35. Novato: habla con otros tuiteros sin mencionarlos, pero no intencionadamente como el “Cobarde”
  36. Oligofrénico: Ese que nunca dice nada y siempre tiene preparado un “te lo dije”. Idiota e imbécil. Poco más y nada menos.
  37. Optimista: Comienza cada día realmente motivado y eso se nota. Muy diferente del “Motivador de todo a 100” que inunda nuestros TL. Sabe cómo
  38. Original: Amigo del “Humorista” pero con un plus especial que me cuesta definir. Cada tuit es una obra maestra. Must.
  39. Pesado: Tuitea a lo metralleta, sin cabeza, suscrito a cientos de feeds RSS que inundan su y nuestro TL. Primohermano del “Copia”.
  40. Preguntón: Vive preguntando, obtenga o no respuestas.
  41. Remoto: Tuitea gracias a que tiene conectada la cuenta con su Facebook. Y ya.
  42. Runner: Tiene conectada su app de correr con el Twitter. A veces satura. Es pronador.
  43. Santo: Conoce el santoral de cabo a rabo y comienza cada jornada felicitando a las Martas diarias.
  44. Selfies: Habitualmente expertas en moda con posados de lo más risueños. Por la risa que producen, claro.
  45. Spammer: Sólo habla de él o de su empresa.
  46. Trolls: Don’t feed them.
  47. Tuerto: Mucho peor que el ciego, que no ve nada, es este tipo, que sólo ve lo que quiere ver. Se encuentra más frecuentemente en ambientes políticos o deportivos.
  48. Valiente: Se atreve a decir lo que muchos pensamos pero no nos atrevemos a decir. O no podemos por cualquier motivo. Hacerle RT es un descanso.
  49. Veleta: Critica y elogia según el día. Poco coherente. Tirando de hemeroteca se le caza al vuelo. Peligroso.
  50. Voyeur: No tuitea, pero lo lee TODO. Se sabe Twitter de memoria. Cuando te lo encuentras por la calle te pregunta por tu vida.

Espero que estén todas las posibilidades, si falta alguno, te pido que me lo digas y ampliemos la lista.

Foto de marke.sotak 

 

 .

10 tuiteros imprescindibles – Marzo 2014

Tras un mes de parón, vuelvo a la carga con la lista de recomendaciones tuiteras en la que enumero las cuentas que considero más interesantes. Recuerdo, una vez más, que se trata de una opinión personal, con el único propósito de compartir con vosotros las personas que, por un motivo u otro, me han tocado la fibra sensible en este mes. Señores y señoras, con ustedes, los #10tuiterosimprescindibles de Marzo.

10º – Jose Manuel Noguera – @jmnoguera

Comunicación y tecnología, con tintes deportivos de vez en cuando. Tweets interesantes y llenos de contenido. Historietas.

9º – José Luis Casal – @jlcasal

Un buen mix de financias, marketing y sentido común. Me ganó con su post sobre la unión/desunión en Europa.

8º – Gorka Zumeta – @gzumeta

Periodismo y radio aderezadas por la lógica de la publicidad. Sabe de lo que habla y eso es de agradecer en un mundo de charlatanes.

7º – Pablo Bosch – @PabloBoschG

Triatlón, tenis y deporte en general. Curiosidades que no podrás encontrar en otros lugares. Aire fresco.

6º – Galia Dvorak – @galiadvorak

Jugadora de tenis de mesa, aunque a mí me encanta seguir llamándolo ping-pong. Olímpica dos veces. Como ella misma dice: “Tuiteo cosas”.

5º – Dani Seseña – @danisesena

Director de “Cámara Abierta” en TVE. Autor del libro “Periodismo Ficción”. Una grata sorpresa en general. Ojo a las fotos que tuitea.

4º – ANA – @sabikilla

Sobre todo música.

3º – Quino Quim Gonzalez – @QUINOQUIM

Deportes de los raros, deportes de los buenos. En TVE y Teledeporte. Un pozo sin fondo. Podría leerme su TL entero sin pestañear. Información de calidad.

2º – Carlos Marañón – @futbolycine

La verdad es que no sé cómo he tardado tanto en meterlo en mi lista. Clásico entre los clásicos. Grandes historias.

1º – Anna Bosch – @annabosch

Leerla es viajar. Y oírla en persona, más.

 

 

 .