6 redes sociales para 2015 y un consejo para cada una.

He redactado este post para intentar dar algo de luz, desde mi experiencia personal, al batiburrillo de redes sociales que nos rodean, mediante un listado de las que uso a diario y que por un motivo u otro (vienen explicados) recomiendo.

  • Twitter:
    Actualmente no tiene rival.
    Ya sea a nivel personal o profesional tener un perfil activo en Twitter es obligatorio. Con la práctica y una vez pasada la primera fase de alucine global, recomiendo tuitear menos y que sea de mayor calidad. Poco a poco se consigue separar el trigo de la paja obteniendo un timeline acorde a tus necesidades informativas. Las únicas notificaciones de social media que tengo activadas en el móvil son las menciones y DM (mensajes directos) de Twitter.
    Consejo: Creo que es un error tener “conectada” esta red social con cualquier otra, personalmente me parece un estorbo. Se tardan 20 segundos en redactar un tuit así que desconecta todo lo que tengas automatizado y céntrate en alimentar esta red como se merece. Verás cómo te devuelve ese buen trato antes de lo que te imaginas.
  • Facebook:
    Para muchos agoreros una red social que ya está muerta y enterrada. Nada más lejos de la realidad en mi opinión, que la considero un pilar básico en la construcción de una marca personal en Internet. Para empresas es cierto que todo ha cambiado tanto en tan poco tiempo que a veces no queda otra que pasar por caja para sacar la cabeza entre la inmensidad de contenidos irrelevantes, pero también es cierto que si le pones pasión, ganas y el tiempo adecuado (ni mucho ni poco), los resultados siguen llegando.
    Consejo: Tener muy claro lo que quieres conseguir con tu presencia en esta red, de ello dependerá tu estilo de contenidos y tu forma de interactuar con el resto de personas y empresas.
  • Instagram:
    Poco a poco va ganando adeptos, entre ellos yo mismo. Muchas mejoras por delante e infinidad de posibilidades de desarrollo hacen de Instagram un punto fuerte en la estrategia de social media de cualquier marca personal o empresarial. No me gusta nada cuando alguien sube varias fotos seguidas, prefiero una al día de mayor calidad. Instagram no es Facebook aunque sea de Facebook.
    Consejo: Usar hashtags y localizar fotos por ubicación ayuda a aumentar la difusión de tus publicaciones.
  • Strava:
    Una red social imprescindible para deportistas habituales. Registro de entrenamientos, totales, agenda, eventos, comunidades, segmentos (tramos clave de algunas rutas para “picarte” con los amigos), comentarios en las carreras, localización de nuevas zonas y de atletas, salidas en grupo conjuntantas… Strava es válida para carrera a pie, bicicleta y natación. Vamos, es una maravilla.
    Consejo: Sube únicamente las rutas trackeadas mediante un GPS para poder consultar la altimetría, ritmos, pulso, etc… En mi opinión no aporta nada hacerlo de forma manual, excepto cuando hayas olvidado el pulsómetro o el móvil y quieras guardar la sesión para control personal.
  • Google Plus:
    Complicado sacarle punta a la red social de Google a corto plazo pero una vez que introduces su gestión entre las rutinas diarias verás como a la larga merece la pena. Sólo por el posicionamiento SEO que generan sus posts hay que estar presente en ella. Añade a tus círculos a poca gente al principio, que sea referencia y de calidad contrastada, que se trate de fuentes de información fiables. Esta selección afectará posteriormente a muchas más cosas de las que te imaginas en tu día a día con el buscador. Aléjate de los optimistas de todo a 100, los hay a patadas (punto aplicable para todas las redes sociales).
    Consejo: Hasta ahora he conseguido muchos mejores resultados para las empresas que para las marcas personales.
  • Linkedin:
    Adaptándose de un modo envidiable a muchas de las novedades del marketing online, hay que seguir muy de cerca a esta red social. Válida para cualquier profesión, al menos para aquellas cuyos clientes potenciales tengan presencia en ella, que son prácticamente todas las existentes. Para empresas no he conseguido sacarle punta, si eres o conoces un caso de éxito, ruego me lo cuentes. Interesante el movimiento que ha surgido últimamente que aboga por mantener Linkedin con contenido profesional, dejando de lado el ocio y lo personal. Pero claro, en las marcas personales esto está tan solapado que cuesta separarlo.
    Consejo: Cuidado con los spammers, lamentablemente Linkedin está lleno de ellos. Que no te tiemble el pulso a la hora de eliminarlos de tus contactos.
6 redes sociales para 2015 y un consejo para cada una.
Foto Flickr: https://www.flickr.com/photos/69724017@N08/13938466111

No olvidemos que lo anteriormente comentado debe disponer de un reflejo coherente en nuestra web, a ser posible un blog personal diseñado con WordPress, que aglutinará los contenidos compartidos en las redes de un modo lógico, ordenado y priorizado según nuestros intereses. En dicho portal desarrollaremos estos conceptos con mayor profundidad, respondiendo las preguntas de los visitantes y actualizando contenido con la frecuencia adecuada.

 .

50 tipos de usuarios en Twitter: La lista definitiva.

Llevo redactando este post cerca de 3 meses, durante los cuales he estudiado los comportamientos de multitud de cuentas de Twitter, ya sean particulares, de empresas o incluso instituciones.

Al principio puse ejemplos reales en cada uno de los 50 tipos, pero más tarde pensé que sabrás identificarlos perfectamente, así que mejor me callo, y de paso me ahorro algún problemilla. Por supuesto muchos perfiles encajan en más de un tipo.

Tipos de Tuiteros

 

¿Preparado? Estos son los 50 tipos de usuarios que he identificado.

  1. Amargado: Nada le sienta bien, todo son negativas. Todos los días son horribles y siempre le pasan cosas malísimas. También conocido como “Cenizo”.
  2. Amigo: De estos hay pocos, como en la vida real, pero se agradece su e-presencia en ciertos delicados momentos.
  3. Aplicado: Tuitea siempre a las mismas horas y sobre los mismos temas en los que es experto, convirtiéndose en referencia en ciertos momentos del día.
  4. Ausente: Nunca responde porque realmente ni entra a Twitter. Se rumorea que no tiene ni tan siquiera instalada la app en su móvil. Eso sí, cuando le preguntas, es tuitero.
  5. Auténtico: Dice lo que quiere, cada vez que quiere y con el estilo que quiere. Y siempre se supera.
  6. Avestruz: Sigue a mil cuentas, pero no tuitea.
  7. Ayudador: Dispuesto a echar una mano, de calidad, a cualquier pregunta que se lanza al aire. Ejemplares como este hay pocos.
  8. Buenrollero: Contagia optimismo del bueno, de ese que te da ganas de hacer cosas. Suele ser multitemático y en todos los temas suma.
  9. Cachorro: Sigue a pies juntillas las doctrinas de su partido y no le importa quedar, cada dos por tres, con el culo al aire. Nunca rectifica.
  10. Cobarde: Critica mucho, pero nunca a la cara, jamás menciona y lanza gritos al espacio cósmico.
  11. Consejero: Se pasa la vida en Twitter dando consejos que a todos nos gustaría saber si se aplica a sí mismo.
  12. Copia: Sólo hace RT clásico, sin aportar nada. Primo del “Spammer”.
  13. Falso: Hace la pelota a cualquier cuenta que tiene más de 1.000 seguidores. Es capaz de decir una cosa y la contraria en dos tuits seguidos sin despeinarse. Resta.
  14. Filosófico: Su vida ronda en torno a las frases de Descartes, Platón, Paulo Coelho, Churchill, Walt Disney y Woody Allen.
  15. Futbolero: Habla de fútbol, todo el fútbol y nada más que fútbol.
  16. Gastrónomo: Nos hace babear con sus recetas, restaurantes y viajes gastronómicos. Recomendado no seguirle cuando tienes hambre.
  17. Guadiana: Típico tuitero que aparece en campañas electorales.
  18. Gurú de pacotilla: Este me encanta, sabe de todo. “Profesionales” todo tipo reconvertidos sin pudor en expertos en Social Media.
  19. Gurú real: Cuando abre la boca (tuitea en este caso) nos deja a todos callados un rato, asimilando las verdades que sólo a ellos se les pueden ocurrir. Escasísimos ejemplares.
  20. Hipercrítico: Reparte leñazos a diestro, algunos merecidos, todo hay que decirlo. Pero, ¡Ay de tí si le criticas!
  21. Humorista: Te alegran el día con sus chistes y coñas constantes. Algunos rozan la genialidad.
  22. Imitable: Mantiene comportamientos que a muchos nos gustaría imitar. Es un espejo en el que mirarse. Su uso de Twitter es maestría pura.
  23. Imitador: Lo contrario del ejemplo de arriba. Copia lo que a otros les funciona, con la consiguiente mofa general.
  24. Implicado: Cree firmemente en un tema en concreto, lo defiende a capa y espada, con buenos y claros argumentos. Consigue generar empatía con el resto, arrastrándolos a su causa.
  25. Imprescindible: Sin estos, Twitter sería como las esquelas de un periódico de los 80. Aburrido a rabiar.
  26. Interesante: Habla poco, con frases cortas e impactantes. ¿Es o se lo hace? Nunca lo sabremos, porque deja verse bastante poco.
  27. Irascible: Piensa que cualquier tuit va por él. Todos le tienen manía, como esa profesora de EGB que te dejó Matemáticas para Septiembre.
  28. Ligón: Le tira a todo lo que se mueve. ¿Quién necesita Meetic o Badoo teniendo Twitter?
  29. Listillo: Sabe de basket más que Antoni Daimiel, de ciencia más que Carl Sagan y de cine más que Boyero. Pero no.
  30. Literario: Fotos de frases son su mayor aportación,
  31. Meteorólogo: Nos da los buenos días montado en un anticiclón. Se sabe las máximas, las mínimas y la humedad relativa.
  32. Metomentodo: Entra en las conversaciones ajenas sin aportar más que perogrulladas. Muy diferente a ese otro tuitero que cuando aparece aporta valor.
  33. Motivador de todo a 100: Se ha aprendido cuatro frases de coachs americanos de tres al cuarto y las repite como mantra para regocijo del personal. Se le presupone depresivo.
  34. Narcisista: Se hace fotos que parecen espontáneas pero han llenado su SD de pruebas que no valían. Nunca sale mal en ninguna. Se gusta.
  35. Novato: habla con otros tuiteros sin mencionarlos, pero no intencionadamente como el “Cobarde”
  36. Oligofrénico: Ese que nunca dice nada y siempre tiene preparado un “te lo dije”. Idiota e imbécil. Poco más y nada menos.
  37. Optimista: Comienza cada día realmente motivado y eso se nota. Muy diferente del “Motivador de todo a 100” que inunda nuestros TL. Sabe cómo
  38. Original: Amigo del “Humorista” pero con un plus especial que me cuesta definir. Cada tuit es una obra maestra. Must.
  39. Pesado: Tuitea a lo metralleta, sin cabeza, suscrito a cientos de feeds RSS que inundan su y nuestro TL. Primohermano del “Copia”.
  40. Preguntón: Vive preguntando, obtenga o no respuestas.
  41. Remoto: Tuitea gracias a que tiene conectada la cuenta con su Facebook. Y ya.
  42. Runner: Tiene conectada su app de correr con el Twitter. A veces satura. Es pronador.
  43. Santo: Conoce el santoral de cabo a rabo y comienza cada jornada felicitando a las Martas diarias.
  44. Selfies: Habitualmente expertas en moda con posados de lo más risueños. Por la risa que producen, claro.
  45. Spammer: Sólo habla de él o de su empresa.
  46. Trolls: Don’t feed them.
  47. Tuerto: Mucho peor que el ciego, que no ve nada, es este tipo, que sólo ve lo que quiere ver. Se encuentra más frecuentemente en ambientes políticos o deportivos.
  48. Valiente: Se atreve a decir lo que muchos pensamos pero no nos atrevemos a decir. O no podemos por cualquier motivo. Hacerle RT es un descanso.
  49. Veleta: Critica y elogia según el día. Poco coherente. Tirando de hemeroteca se le caza al vuelo. Peligroso.
  50. Voyeur: No tuitea, pero lo lee TODO. Se sabe Twitter de memoria. Cuando te lo encuentras por la calle te pregunta por tu vida.

Espero que estén todas las posibilidades, si falta alguno, te pido que me lo digas y ampliemos la lista.

Foto de marke.sotak 

 

 .

10 tuiteros imprescindibles – Marzo 2014

Tras un mes de parón, vuelvo a la carga con la lista de recomendaciones tuiteras en la que enumero las cuentas que considero más interesantes. Recuerdo, una vez más, que se trata de una opinión personal, con el único propósito de compartir con vosotros las personas que, por un motivo u otro, me han tocado la fibra sensible en este mes. Señores y señoras, con ustedes, los #10tuiterosimprescindibles de Marzo.

10º – Jose Manuel Noguera – @jmnoguera

Comunicación y tecnología, con tintes deportivos de vez en cuando. Tweets interesantes y llenos de contenido. Historietas.

9º – José Luis Casal – @jlcasal

Un buen mix de financias, marketing y sentido común. Me ganó con su post sobre la unión/desunión en Europa.

8º – Gorka Zumeta – @gzumeta

Periodismo y radio aderezadas por la lógica de la publicidad. Sabe de lo que habla y eso es de agradecer en un mundo de charlatanes.

7º – Pablo Bosch – @PabloBoschG

Triatlón, tenis y deporte en general. Curiosidades que no podrás encontrar en otros lugares. Aire fresco.

6º – Galia Dvorak – @galiadvorak

Jugadora de tenis de mesa, aunque a mí me encanta seguir llamándolo ping-pong. Olímpica dos veces. Como ella misma dice: “Tuiteo cosas”.

5º – Dani Seseña – @danisesena

Director de “Cámara Abierta” en TVE. Autor del libro “Periodismo Ficción”. Una grata sorpresa en general. Ojo a las fotos que tuitea.

4º – ANA – @sabikilla

Sobre todo música.

3º – Quino Quim Gonzalez – @QUINOQUIM

Deportes de los raros, deportes de los buenos. En TVE y Teledeporte. Un pozo sin fondo. Podría leerme su TL entero sin pestañear. Información de calidad.

2º – Carlos Marañón – @futbolycine

La verdad es que no sé cómo he tardado tanto en meterlo en mi lista. Clásico entre los clásicos. Grandes historias.

1º – Anna Bosch – @annabosch

Leerla es viajar. Y oírla en persona, más.

 

 

 .

7 consejos para conectar redes sociales y páginas web.

El otro día recibí un mail de una amiga que decía así:

Oye Nacho, tengo una duda, a ver qué opinas: ¿tú crees que en una web es interesante verter las últimas actualizaciones de las redes sociales, Twitter y Facebook? ¿O puede resultar contraproducente? ¿Qué harías tú? Supongo que depende, claro. Haz una entrada de eso en tu blog!!

Pues venga, vamos a ponernos manos a la obra e intentar responder a esta muy compleja pregunta con, cómo no, 7 consejos:

Redes sociales y páginas web

1) Lo primero que debemos preguntarnos es qué buscamos tanto con nuestra presencia en redes sociales como con nuestra página web. De ello dependerá finalmente el uso que demos a dichos “canales” de comunicación. Decidir si publicas tus actualizaciones en redes sociales directamente a tu web dependerá del tipo de publicaciones, del momento, del horario, de la frecuencia… De mil factores.

2) No soy de verdades supremas ni afirmaciones universales, así que, como decía Jarabe de Palo, todo depende. En N7 tenemos clientes en los que sí aparecen sus “feeds” de redes sociales en la portada de la web y en otros que únicamente hay enlaces a los perfiles, o widgets para hacerse fan/follower directamente sin tener que salir de la página. Esto último es lo mínimo necesario siempre.

3) Tener una buena sección de enlaces de interés en la web, mejor todavía si están actualizados a través de RSS, es algo que aporta valor y puede sustituir/mejorar tu propia presencia social, al menos en las primeras fases.

4) Insertar publiciaciones puntuales de especial relevancia, en lugar de todo el feed, es una buena alternativa a los clásicos widgets de los que hablaba antes. Para ello las redes sociales nos proporcionan un código HTML5 o IFRAME compatible con cualquier web o blog.

5) El blog es otra incógnita de esta ecuación, su correcta actualización es bueno motivo para no incluir las actualizaciones directamente en la web, eso sí, que el blog esté incluído en la web como una sección más, nada de tenerlo colgado de otra URL, o perderás visitas de la web al blog y viceversa. Aprovecho para recordar que un tener blog corporativo con la extensión “worpdress.com” o “blogger.com” es, para mí, tan atractivo como un mail “oficial” de @hotmail.com o @yahoo.es

6) Plantea una estrategia (a largo plazo) de publicaciones en función de los objetivos deseados, intercalando las publicaciones tácticas (a corto plazo).

7) Termino haciendo hincapié en la importancia de gestionar correctamente las redes sociales corporativas, más vale no tener presencia que hacerlo mal. Por favor, no enlaces redes entre ellas, dedica 30 segundos a hacerlo independientemente en cada una. Hay pocas cosas que molesten más en Twitter que una actualización que “viene” de Facebook cortada por la diferente extensión. O un tweet que aparece en Facebook con las “@” de las menciones, sin aportar más que confusión.

 

Nota: Foto de Pixabay

 

 

 .