Historias de un publicista,  Pensamientos

La chispa no animal

Intuyo que vivíamos en cuevas y cazábamos mamuts cuando ya rondaban por nuestras humanas cabezas preguntas de este tipo: ¿Está el destino escrito de antemano o somos parte de un desordenado caos? ¿Nuestras decisiones afectan al futuro o damos vueltas en círculo condenados a un final previsible? ¿Es la libertad, que como don supremo se nos ha entregado, una falacia o nos hace soberanos decidir y con ello cometer errores a conciencia?

Espero no ser el único que miles de años después sigue cavilando en estas discusiones internas (o externas conversación y viandas mediante) que conduciendo a ningún sitio avivan el alma. Las relaciones con lo etéreo, lo divino y la ética pueden convertir nuestros días en algo más que una pasarela de rutinas y actos mecánicos, de quehaceres sin motivo, de porque sí, de instintos y arrepentimientos. La chispa no animal de poder dar pasos premeditados, de rumiar antes de hacer, de valorar y sentir.

Son las vacaciones un buen momento para ello, como para tantas otras cosas, y en éstas me encuentro escribiendo como terapia para gobernarme a mí mismo, como bendita vuelta al cole y morriña de usanza, premio al sopesar con antelación las propias acciones.

Hay cientos de autores que han tratado el libre albedrío (cine, libros, teorías o ensayos) pero hoy me gustaría compartir con vosotros el maravilloso universo al respecto que ha creado Marvel. Joder con Marvel, malditos superhéroes. Qué manera de tejer una trama durante años y conseguir crecerse en cada nueva entrega. Ya sea en cómic, series o películas los guiones rayan a una altura digna de los mejores argumentos que haya visto o leído, metiendo en la ecuación los siempre interesantes viajes en el tiempo. Hemos visto en familia prácticamente todo lo que ha salido y estamos disfrutando en estos momentos de la serie “Loki”, con unos actores principales excepcionales, una trama descomunal y esa siempre presente profundidad metafísica o incluso ético-religiosa con la que no puedo evitar emocionarme.

¿Cuáles son los comportamientos buenos y los malos? ¿Quién lo barema? ¿Hay límites? ¿Cuánto es un poco? ¿Dónde están las fronteras? ¿Cómo se mide lo inefable? ¿Existen entidades todopoderosas o es posible engañarlas?

Pienso demasiado, me temo, aún más en estos momentos en que todo ha saltado por los aires y el continuo vaivén es ahora rutina, coletazos de pandemia, esperemos… ¿servirá de algo entonces cruzar los dedos si nada depende de nosotros?

Menos mal que casi se me han acabado las vacaciones y comenzaré a usar el tiempo en otros menesteres más superficiales aunque, quién sabe, quizá menos reconfortantes y sin haber resuelto aún mis dudas. Aunque por otro lado tal vez sea mejor no resolverlas nunca, alimentando la curiosidad de investigarte por dentro, de conocerte más e intentar ser un poco mejor cada día, aunque no haya nadie observando.

Nacho Tomás
HISTORIAS DE UN PUBLICISTA
Twitter: @nachotomas
La Verdad de Murcia
Agosto 2021

Contento de haber nacido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.