El rebote

No es la primera vez que escribo sobre las fake news en esta columna y me temo que no será la última. Dentro de las infinitas ventajas que brinda el social media a la comunicación entre personas, empresas e instituciones, nos encontramos con esta piedra en el zapato que está amargando la existencia a más de uno. Un fenómeno que ha infectado desde dentro y como un cáncer lo que parecía intocable en los inicios: el contenido que se publica en las redes sociales, haciéndonos partícipes, muchas veces sin saberlo, de algunos de los movimientos políticos que pasarán a la Historia en unos años: Podemos (en España), Donald Trump (en EEUU), Nigel Farage (en Reino Unido y la Unión Europea), Jair Bolsonaro (en Brasil) o Matteo Salvini (en Italia) son el mayor ejemplo.

Voy a intentar explicarlo: los algoritmos de las más importantes plataformas (Facebook, Twitter e Instagram principalmente) valoran especialmente las interacciones entre perfiles, ya sea a través de comentarios, me gusta o compartidos, dándoles más visibilidad. Al fin y al cabo, como todos sabemos, viven de la publicidad y, salvando las distancias, la política es también un producto que debe venderse. Pues voilá, habemus mercado.

Existen malas artes desde siempre, en las que muchos medios y personajes son absolutos especialistas haciendo de este amarillismo su día a día, focalizados en la provocación más burda. Sus comportamientos nos inducen excitación e ira, las dos emociones que más estimulan el arranque de las personas para responder. Para rebotar. Para rebotarnos. Y de eso viven estos provocadores. Del fuego que se propaga con nuestra pólvora.

Si esto ha pasado en los medios de comunicación de masas como la televisión, imagina lo que puede suceder en un lugar sin puertas como internet en general y las redes sociales en particular. Mi consejo es no entrar al trapo, contar hasta diez antes de darle a responder y pensar que una discusión virtual siempre se pierde. Aún más cuando tu contrincante es un troll como habitualmente sucede. Y esto pasa en todos los sectores y todas las industrias. Desde el futbol hasta la política, pasando por la movilidad o la comunicación empresarial. Las “broncas” dialécticas mejor con cerveza de por medio y cara a cara, sin resquicios ni recovecos.

Pero claro, no todo es culpa de las redes sociales genéricas a las que todos siempre culpan, no debemos olvidar una de las mayores amenazas para las noticias reales: WhatsApp. Si en las demás podemos ver lo que publican unos y otros y al menos ser conscientes de por dónde parecen ir los tiros, en la aplicación de la bolita verde la cosa es incontrolable, sumando además el gran plus psicológico que supone compartir conexiones más fuertes a nivel personal, con tus amigos, compañeros de trabajo y familiares.

Ojo a lo que lees y a lo que compartes. Puedes ser parte del problema.

UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tomás
Twitter: @nachotomas
Artículo publicado en La Verdad de Murcia
9 de enero de 2019

Hacia dónde nos lleva el Marketing Directo. (Post Invitado)

Supongo que muchos de vosotros no sabréis quien es J.C.R. Licklider, nosotros tampoco lo sabíamos hasta que lo hemos googleado hace unos minutos. Este hombre fue quien desarrolló la primera red de internet allá por 1962 en Massachusetts, y cómo se iba a imaginar él que iba a ser la chispa que incendiara una revolución tecnológica mundial.

Internet ha alterado nuestro mundo por completo, desde la forma de comunicarnos hasta en la forma en que aprendemos, trabajamos, nos divertimos, compramos, buscamos amigos o incluso pareja.

Marketing Directo

Partiendo de aquí podríamos decir que Internet ha sido el culpable de los cambios que se han experimentado en el marketing directo en las últimas décadas. Pero, ¿qué es eso del Marketing Directo? Pues si hacemos caso a Kotler, “consiste en la comunicación directa con consumidores individuales cuidadosamente seleccionados, tanto para obtener una respuesta inmediata como para cultivar relaciones.”

Esto significa que el Marketing Directo es importante para las empresas porque les permite crear una comunicación personalizada con cada cliente y mantenerla en el tiempo gracias a la gestión de información que se obtiene de ellos.

Hasta hace apenas unos años, la forma en que las empresas se comunicaban directamente con el cliente no llegaba más allá del tradicional correo, del teléfono o la televisión. Y aunque en esencia su cometido sigue siendo el mismo, las formas han cambiado. Hoy, con Internet, las empresas han pasado a comunicarse directamente con los consumidores a través de correo electrónico, blogs y redes sociales.

Estas nuevas herramientas nos dan infinitas posibilidades de comunicarnos y relacionarnos con los consumidores, además de ser más económicas y permitir una fácil medición de los resultados de las campañas o feedback.

Con el aumento de la competencia en los mercados, el hecho de dirigirse individualmente al consumidor es cada vez más importante, ya que estas nuevas herramientas nos permiten medir resultados, crear bases de datos que nos ayudan a mantener un contacto directo y personal con los clientes y crear fidelización al establecerse una comunicación interactiva con el consumidor, de forma que se le llega a conocer más profundamente y esto nos permitirá poder ofrecerle aquello que realmente satisfaga sus necesidades.

Pon un poco de Marketing en tu vida. Pon un poco de Marketing en tu empresa.

Ponte cara a cara con tus clientes actuales y futuros.

NOTA: Post redacatado por el equipo de N7.
Foto de Pixabay

 

 

 

 .

Todo es Marketing.

El otro día me volvieron a preguntar qué es para mí el Marketing. Mi respuesta fue decidida: Todo es Marketing.

Verano de 1996. Selectividad aprobada. Fin del instituto.

Mi nota no era lo suficientemente alta como para estudiar alguna ingeniería, en principio la rama en la que siempre había planteado enfocar mi carrera laboral, aunque no era tan baja como para no permitirme elegir entre varias opciones. Finalmente me decanté por la Licenciatura en Administración y Dirección de Empresas (ADE), sonaba bien, una nueva titulación en Murcia que compartía mucho temario con Económicas y Empresariales, aunque más enfocada a la empresa, con contenido práctico y menos conceptos teóricos globales. Fueron 5 años durísimos, durante los cuales muchos compañeros se pasaron a la Diplomatura de Empresariales, se cambiaron de Universidad o, directamente se la dejaron. Me gustó desde el principio mucho la parte de Dirección y muy poco la parte de Administración, que considero reservada a personas mucho más preparadas y pausadas que yo.

Prácticamente todas las asignaturas optativas y de libre configuración que elegí eran de Marketing, uno de los cuatro perfiles en los que podías especializarte (aunque debo reconocer que también saqué algún crédito jugando al Golf y haciendo trabajos muy sencillos de Informática).

Ahora me doy cuenta que hace ya 17 años comencé mi relación con esta interesantísima materia. Curioso que tanto tiempo después, sea miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Antiguos Alumnos de esta Factultad (A4FEEM)

FEEM Murcia

Mi primer trabajo serio (sin contar los años de repartidor de pizzas y clases particulares) estaba muy relacionado con el Marketing, y especialmente con la Publicidad (una pata del anterior). Nos dedicábamos a la Promoción de Artistas, por lo que teníamos que “venderlos” adecuadamente, ya no sólo al Ayuntamiento de turno que contrataba el concierto, sino al público que debía comprar las entradas. Aquí comenzó el contacto con radios, prensas y televisiones, principalmente locales. Además conocí España entera.

Más adelante entré directamente en el mundo de los Medios Nacionales, y este caso, de la mano del Departamento de Marketing y la Dirección Comercial, debíamos vender la publicidad gracias a la cual el medio en cuestión sobreviviría. En estos años aprendí muchísimo sobre diversos conceptos interrelacionados con la mercadotecnia. Después de la experiencia universitaria, fue el tiempo en que más me formé. Agradecimiento extremo.

Publicidad

Luego hubo un periodo de ajustes personales en los que trabajé en varios Departamentos de Comunicación (otra pata del Marketing) conociendo otra, y muy interesante, vertiente de este insondable campo. A la tumba me llevaré esta frase: “Lo que eres habla tan a las claras que no se escucha lo que dices”.

Actualmente compagino la Gerencia en N7, empresa dedicada a las Redes Sociales, Publicidad y Marketing, con la Dirección Comercial en Radio Online Murcia, en la que también se engloba (somos aún pequeños y tenemos que arrimar el hombro) el Departamento de Marketing y las Relaciones Públicas.

Toda una vida académica y profesional relacionada con la materia protagonista de este post. Es por tanto un orgullo y una responsabilidad participar a día de hoy en varios programas de formación (master, post-grado, MBA, ponencias…) y haber vivido en propias carnes el arranque de Marketeros Nocturnos en España.

Marketing

Y, ¿por qué este post? Porque voy a intentar escribir más artículos relacionados con el Marketing y todas sus vertientes en las que crea que tengo algo que aportar, ya sea debido a mi experiencia académica, laboral o simplemente, debido a mi curiosidad.

Espero que sigan llegando vuestros comentarios. Son, sin duda, lo mejor de mi blog..