No lo dudes, vete de Murcia.

No acabo de entender eso de sentirse orgulloso de algo que no has elegido. Eres blanco como podías haber sido negro, alto como podías ser bajo, rubio como podías ser moreno y tienes los ojos azules como podías haber nacido ciego. Naciste en tu ciudad como podrías haberlo hecho en Vladivostok. Has crecido en tu país de pura casualidad. Nada de esto lo has decidido. Ni te lo has ganado o merecido. Ha sido simplemente suerte, o desgracia en algunos casos.

Entiendo más coherente sentir orgullo de tu ideología, de tu equipo de fútbol o de tu cerveza preferida, con matices se supone que son elecciones personales. Es habitual encontrarnos con personas que sacan barriga cuando hablan de su tierra, de su ciudad o de su pueblo. Algo comprensible y extendido pero poco lógico. Muchos de ellos no ven o han visto más allá de su provincia y sientan cátedra alabando las bondades de su gastronomía, su clima, sus paisajes o sus gentes. Muchos de ellos son murcianos, esos murcianos profundos que tanto daño hacen al resto de murcianos. Ojo, tampoco en esto somos el centro del mundo, sucede en otras ciudades y en otros países. A ver si no va ser culpa del sitio de nacimiento sino de las malas cabezas de algunos.

He estado una semana de vacaciones por el norte de España: Zaragoza, Vitoria, San Sebastián y Pamplona. Qué ciudades, qué paisajes, qué arquitectura. ¿Mejores que las nuestras? No. Sin ninguna duda. Diferentes únicamente, por ello se convierten en valorables y por tanto criticables o aplaudibles una vez visitadas. Y eso que ha sido una observación rápida. Es un placer escuchar lo que tiene que decir tanta gente que vive allí ahora y antes lo hacía en otros lugares. Abrí bien las orejas cuando un amigo me dijo: ¿Parece que si te cuentan el tema vasco desde dentro se entiende un poco mejor, verdad? Frase que define perfectamente los sentimientos cuando sales de tu cerrado círculo geográfico o social.

Por eso no lo dudes y vete de Murcia. Sal y conoce mundo. En los viajes se aprende siempre, no es necesario cruzar a otro continente para cambiar el chip de manera drástica. Sorprende cómo sólo a unas horas de tu vivienda se modifica tan radicalmente el comportamiento de las personas, el diseños de las ciudades, los movimientos económicos. Escapa y disfruta con la mente abierta de otras culturas, otros sueños, otras verdades. Y qué gusto también encontrar esas curiosas y pequeñas coincidencias en ciertos matices que por supuesto existen y son las que nos hacen humanos. Las que en el fondo nos convierten a todos en iguales.

Vete. Y vuelve, claro. Apreciando mucho más lo que aquí tienes, saboreando cada momento en tu tierra, con tu comida, tus parajes y tu gente. Ahora sí, con conocimiento de causa y argumentos de peso para defenderla.

UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tomás
www.nachotomas.com
Artículo publicado en La Verdad de Murcia el 13 de Julio de 2016

11 comments

  1. Antonio Belmonte dice:

    ¡Que buena reflexión Nacho!a veces he llegado a pensar que si los vascos hubieran viajado mas no habrían sido tan extremistas como lo han sido, yo también creo que el futuro de la sociedad que se esta formando va a ser mucho mas rica en convivencia gracias a la posibilidad cada vez mayor de conocer el mundo, creo que una de las formas de controlar al pueblo por los dictadores es sellar las fronteras e Internet.
    viajemos, en la medida de las posibilidades de cada uno para todos es posible.
    felicidades por la columna.

    • Nacho Tomás dice:

      Otro punto de vista…

    • Mertxe dice:

      Es verdad que hay y ha habido muchos vascos extremistas, tan extremistas como lo son en el resto del país que hay garrulos para dar y tomar. También apunto que la represión en Euskadi fué brutal durante la dictadura y tiempo después. Ahora claro si no queremos informarnos , ni saber…Con esto no disculpo nada, pero si comprendo que a los que se les machaca a veces no saben encontrar una salida que no sea devolver el daño que se les hizo, cosa que no lleva más que a aumentar el dolor y las desgracias para todos.

  2. RAE dice:

    Aplausible no existe. Será plausible. De nada.

  3. Mónica dice:

    Muy bien dicho. …totalmente de acuerdo. …soy de Murcia. ..pero antes q España y Murcia. ..soy ciudadana de un lugar llamado MUNDO! !!!✌

  4. Jaime G dice:

    Muchas felicidades por este excelente artículo, Nacho. Yo llevo ya 10 años fuera de Murcia, he vivido en 3 países y visitado casi 40, lo cual me ha ayudado mucho a ser más abierto, tolerante y a disfrutar mejor de los pequeños placeres que me da Murcia.

    Sin duda todavía queda mucha gente en nuestra tierra que se mira al ombligo y juzga sin haber salido; aún te diría más, muchos de ellos han viajado fuera pero sus prejuicios hacen que no sirva de mucho, ya que en lugar de dejarse llevar, se limitan a comparar. La gran diferencia entre el turista y el viajero. Te lo dice uno que, cómo bien sabes, recibe cientos de visitantes semanalmente en Ámsterdam.

    Afortunadamente la cosa va cambiando poco a poco y tengo mucha fe en las nuevas generaciones de murcianos.

    Gracias por explicarlo de una manera tan clara, has dado en el clavo.

    Un abrazo, ánimo y no hagas mucho caso de la tromba de críticas porque no hacen más que confirmar que vas por el buen camino 😉

  5. manuel montes dice:

    Bien, muy bien. Me gusta y me identifico. Sólo dos cosas.: no creo en la casualidad, y dos: el «vete de murcia» que encabeza tu escrito y que es lo primero que sale en el face puede llevar a malentendidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*