En favor del postureo.

Un amigo de mi club de triatlón acaba de terminar la carrera de administración y dirección de empresas sacándose el último curso en México. El otro día colgó una foto de una cristalera de su universidad en la que se podían leer varias palabras serigrafiadas a modo de valores para los alumnos. A modo de enseñanza y ejemplo, digo yo, puesto que según reza la Wikipedia es la universidad más grande de América Latina, así como una de las 30 más conocidas del planeta. Dediqué un buen rato a transcribirlas: fortaleza, educación, libertad, compromiso, disciplina, excelencia, honradez, firmeza, liderazgo, confianza, comunidad, aprendizaje, razón, crecimiento, honor, lógica, aptitud, convicción, conciencia, ética, responsabilidad, tolerancia, congruencia, determinación, tolerancia, verdad, motivación, dignidad, pasión, respeto, orgullo, honestidad, equidad y justicia.

Ni rastro de humildad. ¿Afortunadamente? Sí, creo que es un concepto totalmente manido y sobrevalorado. Casi nadie puede atribuirse ese adjetivo, tan denostado y mal usado. Humilde de verdad ha sido poquísima gente en el la Historia de la humanidad. La inmensa mayoría de personas que se autodefinen como humildes no son más que alguien del montón que disfraza de humildad su falsa modestia. En España estamos rodeados de mediocres amargados que intentan tirar por tierra el esfuerzo de los demás criticando aquello que quizá no entienden.

No quiero políticos humildes, quiero que sean excelentes gestores y que presuman de ello. No quiero deportistas humildes, quiero que se dejen la piel en los entrenamientos, que destrocen a sus rivales en las competiciones y que, respetando las reglas del juego, estén orgullosos de batir continuos récords. Pero sin engaños, por favor. Harto de esos que dicen que no han entrenado, que les duele esto, que ayer sus hijos no durmieron, que no están en forma, que a ver si acaban… Y luego te pasan por encima. Señores, seamos serios.

En el mundillo del triatlón, como en los demás supongo, tenemos este tipo de gente que lo critica todo. Si tienes un patrocinador, malo. Si no lo tienes, peor. Si te emocionas por un puesto quince eres un flipado, si quedas por debajo del treinta eres un paquete y si ganas es porque no había rivales de entidad. Dejadnos en paz, flipándonos con nuestras marcas, nuestras mejoras, nuestros piques, nuestras equipaciones, nuestro postureo. Son nuestras vidas, dejadnos vivirlas.

Me encanta ver “flipados” en las carreras, triatletas que no andan ni para atrás pero llevan el último modelo de pulsómetro, la mejor bicicleta de carretera y se embuten en el neopreno más rápido del mercado. Suben cada entrenamiento con cientos de fotos a las redes sociales y se pican con sus compañeros de equipo apostándose el desayuno. Si te molestan, deja de seguirles. Gracias a este grueso de deportistas la industria se mueve. Los clubes existen. Los patrocinadores obtienen retorno a sus inversiones. Es sencillo. Otro amigo les llama paquetes full-equip. Y muy contentos deben estar, siempre serán mejores que aquellos que se quedan en el sofá o el Facebook criticándolos.

 

UN TUITERO EN PAPEL
Nacho Tom
ás
www.nachotomas.com
Art
ículo publicado en La Verdad de Murcia el 8 de Junio de 2016

6 comments

  1. Antonio Belmonte dice:

    Totalmente de acuerdo Nacho, lo has clavado, la vida ha de ser así de sencilla y que cada uno disfrute de lo que mas le guste y como mas le guste y se pueda permitir, a todos los niveles desde el mejor equipado al mas humilde estas actividades se hacen para que los ciudadanos lo pasemos bien, y si ademas como dices estas con un grupo de amigos con los que te juegas un café ya es fabuloso.
    un abrazo

  2. César dice:

    Creo… bueno, sin falsa modestia, no lo creo, lo sé.
    Confundes los conceptos de humildad y modestia y los conviertes a todos en falsa modestia, todo el discurso es falaz. Empiezas hablando de humildad pero en realidad todas tus críticas son a otra cosa que ni la contiene ni se le asemeja.
    La humildad es algo fundamentalmente íntimo, es la capacidad de reconocer tus limitaciones y carencias. Es una virtud fundamental para progresar en cualquier campo.
    Cómo se traduzca esa humildad en actitudes externas es otra tema que da para mucho pero sin humildad no hay aprendizaje salvo azaroso, colateral.
    Hace falta humildad!

  3. Alex dice:

    Estoy de acuerdo en que no se debe criticar a esta gente..si no te gusta lo que hacen, simplemente deja de seguirlos, o que te sirvan de ejemplo de cómo no quieres ser, pero en tu intimidad.

    Sí me gustaría puntualizar algo que para mí es importante. Creo que se prioriza el publicar en redes antes que el sentir y vivir al máximo lo que haces. Es decir, trata de encontrar lo que te haga disfrutar al 100%, ya sea triatlón, leer o hacer barranquismo, pero primero disfrútalo y después compártelo donde quieras y con quien quieras. Creo que hay gente que simplemente comparte cosas que cree están bien valoradas en esta sociedad y le dan un status alto, pero realmente ni fu ni fa, no disfrutan con eso realmente, no les ilusiona, no les inquieta ni piensan en ello, no viven el momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*